Tabaco Dominicano

El Tabaco es el nombre popular de la planta nicotiana tabacum, originaria de la parte Sur de América, específicamente de la zona comprendida entre Perú y Ecuador.

Los pueblos precolombinos inhalaban el humo despedido por la hoja quemada del tabaco con el fin relajar la introducción a sus ceremonias religiosas. 

hojas de tabaco

En República Dominicana el ciclo de producción de tabaco inicia entre julio y agosto, con la preparación de la tierra. Ya en septiembre comienzan a formarse los semilleros de donde se sacan plantitas de 35 o 45 días.

El crecimiento de la planta se da bajo la más alta vigilancia, para cuidarla de plagas y enfermedades que pudieran provocar la pérdida de consistencia y aroma del producto final.

Para preservar la calidad, estas hojas debe manipularse con un cuidado y control absoluto. Usualmente, son almacenadas en sótanos, donde la ausencia de luz y la humedad correcta favorecen la preservación.

Tabaco

Entre las principales cualidades de un puro (cigarro liado sin papel) están la combustibilidad, textura, sabor, elasticidad, olor, color y equilibrio en la composición de nicotinas y aceites. Los dominicanos presentan éstas y otras características. Por eso este país es el mayor importador de tabaco de alta calidad a Estados Unidos actualmente, de acuerdo a la Asociación de Países Productores de Tabaco.

Historia

La planta de tabaco comenzó a cultivarse en la parte Este de la isla de Santo Domingo mucho antes de 1857. Pero ese año los productores tabacaleros del Cibao sentaron un precedente en la historia política y económica de la República Dominicana. Junto a un grupo de intelectuales y comerciantes, tomaron las armas contra el gobierno porque las medidas financieras y monetarias del presidente Buenaventura Báez perjudicaban mucho al sector.

Tabaco

Esta Revolución del 57 pretendía, entre otras cosas, dar estabilidad al negocio del tabaco, que para entonces era el principal producto de exportación del recién nacido país.

Desde entonces, la hoja aromática se ubica en los primeros sitiales de la producción agropecuaria nacional, compartiendo espacio con la caña de azúcar, el café y el cacao.

Se estima que los trabajos de cultivo y procesamiento de la hoja generan cerca de 75 mil empleos directos, de los que dependen unas 300 mil personas. Mientras, el último censo tabacalero indica que unos 6 mil productores están al frente de esta dinámica, en la que se generan unos RD$1,500 millones.

La siembra tiene lugar en 125 mil tareas distribuidas en las zonas fértiles de Santiago, Valverde, Monte Cristi, La Vega, Espaillat, Santiago Rodríguez, Puerto Plata, Monseñor Nouel, Sánchez Ramírez, Monte Plata y Azua. Las estadísticas revelan que en estas 11 provincias se cosecha anualmente un promedio de 250 mil quintales de hojas de cinco variedades.

Las campañas internacionales contra el tabaco han provocado que las empresas procesadoras dominicanas se inclinen por la preparación de productos y subproductos de alta calidad, con el fin de atender la demanda de los mercados exclusivos de Estados Unidos y los países de Europa. 

Productividad del Tabaco Dominicano

El promedio de exportación de cigarros dominicanos asciende a 700 millones de unidades (especialmente del tipo Premium, hecho a mano y a máquina), con un valor superior a los US$350 millones. Este flujo es el que ha convertido a la República Dominicana en el principal exportador de cigarros Premium hacia Estados Unidos. En el caso de las exportaciones de tabaco no manufacturado (tabaco en rama) las ventas al exterior representan un valor anual promedio de US$100 millones, para que el total de divisas obtenidas por el sector lleguen a los US$450 millones.

Ciclo de vida del Tabaco Dominicano

En los campos dominicanos el ciclo de cultivo del tabaco regularmente comienza en octubre y termina a finales de enero, si las condiciones climatológicas son favorables. Durante el resto del año los 6 mil productores registrados en el Intabaco utilizan sus terrenos para sembrar frutos diversos.

Puros

El costo promedio de producción de una tarea de tabaco de los tipos Olor y Piloto (de alta calidad) ronda por los RD$7 mil, y que de cada tarea se obtienen aproximadamente dos quintales.

Las empresas dedicadas a fabricar y exportar cigarros y subproductos tabacaleros pagan al campesino RD$4 mil por cada quintal, para que éste recupere la inversión y obtenga una ganancia de “subsistencia”.

Con el fin de disminuir los costos los pequeños y medianos productores se incluyen en la mano de obra y solicitan con insistencia ayuda logística y asesoría de las autoridades gubernamentales.

Fuente: https://listindiario.comhttp://www.intabaco.gob.dohttps://presidencia.gob.do/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.