Salomé Ureña

Salome UreñaEducadora y poetisa dominicana, Salomé Ureña de Henríquez nació en Santo Domingo el 21 de octubre de 1850. En la lírica dominicana Salomé Ureña una de las mas exquisita y genial; y como educadora es la luz en el camino de una gran parte de la juventud de su época.

Era hija del poeta Nicolás Ureña de Mendoza y Gregoria Díaz de León. Recibió sus primeras enseñanzas en la escuela pública y luego bajo la dirección de su padre, quien canalizó su vocación con el conocimiento de los clásicos castellanos. De esta forma, a los quince años de edad inicia las publicaciones de sus composiciones en verso. Desde sus 17 años de edad y hasta el año de 1884 usa el pseudónimo de Herminia.

Comparada la obra poética de Salomé Ureña con las de otros poetas de su tiempo, se ha considerado que su producción merece ser colocada en planos excelsos, Salomé Ureña esta entre los autores mas representativos de la poética dominicana de su tiempo.

El otro importante aspecto de la personalidad de Salomé Ureña es su labor educativa. En este quehacer es una sacerdotisa por su entrega de cada día a la muy noble faena de formar ciudadanos moral y corporalmente sanos para la familia, para la sociedad, para la República. Su vocación magisterial puede decirse que se afianza en la escuela racional y normalista del Señor Hostos. Con tan vastos conocimientos, con la firme orientación de la pedagogía hostosiana, Salomé Ureña funda el 5 de septiembre de 1881 el Instituto de Señoritas que tanto provecho debía proporcionar a la sociedad dominicana.

Lamentablemente, doce años después, en el 1893, la salud de la educadora y poeta es seriamente quebrantada, quizás por el peso agobiador del trabajo ininterrumpido, como así mismo por la tremenda responsabilidad sobre sus fatigados hombros ante el vehemente deseo de hacer de cada estudiante un probo ciudadano de la patria. Así, pues, el Instituto de Señoritas celebra su última investidura y cierra sus puertas (1893); pero ya había dado frutos muy provechosos con la preparación intelectual de numerosas maestras normalistas que continuarían la noble labor magisterial de Salomé Ureña.

La educadora y poeta Salomé Ureña contrajo matrimonio el 11 de febrero de 1880 con el ilustre patriota, político, médico y abogado dominicano Francisco Henríquez y Carvajal, quien tuvo a su cargo elevadísimas funciones públicas: Secretario de Estado, diplomático y presidente de la República. De este enlace matrimonial son hijos Francisco, Max, Camila y Pedro Henríquez Ureña, muy notables dominicanos por la elevación intelectual y moral de cada uno de ellos.

Su muerte, ocurrida el 6 de marzo de 1897 en su ciudad natal, apagó una vida útil que dejaba para la posteridad la escuela hostosiana , que ella había remodelado y una serie de poemas patrióticos y humanistas como «Sombras», «La fe en el porvenir», «A Quisqueya», «En defensa de la sociedad» y «La gloria del Progreso». También poemas sentimentales: «La llegada del invierno», «El Ave y el Nido», «Tristezas», «Hora de Angustia» y «Ruinas», este último de carácter socio-político, considerado de muy alto valor literario.

 

Prueba tus conocimientos:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.